Departamento de Logopedia

Índice del artículo

 

Estimulación del Lenguaje

El Paralítico Cerebral se encuentra privado, total o parcialmente, del habla, ya que sus trastornos motrices, tanto bucoarticulatorios como corporales le impiden utilizar tal mecanismo psicofísico y exteriorizar aquellas combinaciones que, en definitiva, constituyen el habla.

El habla es una actividad básicamente neurofisiológica que puede ser afectada por cualquier trastorno del sistema neuromuscular. En el caso del niño con PC las probabilidades de trastornos del habla son casi totales, ya que la causa de su enfermedad es una lesión cerebral localizada en las áreas motrices.

Es importante saber que la reeducación del lenguaje en el niño con PC se desarrolla a través de tres niveles relacionados entre sí:

- Reeducación de los trastornos de los órganos de la alimentación
- Reeducación de los trastornos motóricos del habla
- Reeducación del vocablo

 1. REEDUCACIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LOS ÓRGANOS DE LA ALIMENTACIÓN

Las etapas de alimentación se desarrollan lentamente en el niño con PC, y en algunos casos nunca llegan a desarrollarse con normalidad. Tal evolución se manifiesta:
- Falta de control de la boca, cabeza y tronco
- Ausencia de equilibrio en posición sentado
- Incapacidad de flexión de las caderas para poder estirar el brazo hacia adelante
- Incapacidad de llevar la mano a la boca
Fundacion Numen
- Ausencia de coordinación entre ojo y mano
- Reflejos bucales de succión, mordedura y de nauseas son demasiado fuertes, insuficientes o inexistentes. La presencia de estos reflejos frena el desarrollo de las etapas: beber, tragar, masticar, control de saliva, balbuceo...

Es importante ayudar al niño con PC a que logre controlar el funcionamiento de su boca, lo cual permite mejorar su reflejo de succión y de deglución, así como la capacidad de comer con cuchara y de beber en vaso. El logopeda ayudará al niño con PC a facilitar los movimientos del mecanismo de la alimentación y de la locución trabajando ejercicios de:

- Control de mandíbula
- Succión
- Deglución
- Masticación
- Babeo

Todos estos ejercicios facilitarán un mejor control de la alimentación, que facilitará el desarrollo del habla.

2. REEDUCACIÓN DE LOS TRASTORNOS MOTÓRICOS DEL HABLA

Las personas nos comunicamos con los demás mediante diversas formas de expresión, la mímica, el gesto, la palabra... que resultan de unos movimientos coordinados.

En el niño con PC estas formas de expresión son modificadas por lo que manifiestan diferentes trastornos:

- Ausencia, retraso o exceso de mímica
- Movimientos en todo el cuerpo
- Trastornos de inicio de palabra
- Pausas respiratorias anormales
- Voz nasalizada
- Trastornos de articulación
- Reflejos anormales de la mandíbula, labios y lengua
- Espasmos del diafragma o tono muscular cambiante
Fundacion Numen

Estos trastornos del habla y del lenguaje rara vez se manifiestan aislados en el niño con PC, sino que suelen estar asociados a otros trastornos, lo que hace que su expresión verbal sea más difícil. Se trabajarán ejercicios de:

- Reeducación de la respiración
- Terapia de la voz
- Movimientos bucoarticulatorios
- Facilitación de los fonemas
 

3. REEDUCACIÓN DEL VOCABLO

Hay que esperar a la edad de 5 años para que un niño alcance un nivel correcto de lenguaje. Sin embargo, el niño con PC no puede esperar a esa edad para alcanzar el nivel de lenguaje, hay que comenzar la reeducación desde el momento en el que se manifiesta algún trastorno.

Para trabajar la comprensión y la expresión del lenguaje es indispensable que el niño pase los estadios de escuchar, mirar, manipular, reir…durante largo tiempo. El juego es la actividad que le va a permitir el desarrollo de dichas capacidades.

Es muy importante introducirle canciones, leerle despacio historias y cuentos, explicándole el vocabulario... Las interpretaciones que haga el niño son muy importantes y hay que escucharlas con atención.

El camino de la reeducación se basará en enriquecer el vocabulario del niño con palabras que puedan identificar, reproducir y emplear con significado... El logopeda hablará al niño con lentitud y claridad, empleando frases de dos, tres o cuatro palabras en la conversación para lograr su imitación.