Departamento de Pedagogía

Nuestros alum@s constituyen un colectivo con necesidades de apoyos extensos y generalizados, ya que a la grave afectación cerebral van asociados otras discapacidades que afectan, en mayor o menor medida a todas las áreas de su desarrollo.

Se trata, por tanto, de una población con unas características y necesidades específicas que requiere una intervención global y transdisciplinar continuada, con el objeto de promover su desarrollo integral, tomando como punto de partida las necesidades más básicas de la personal.

La intervención educativa supone un proceso de adaptación y contextualización significativo del currículum, tanto de los elementos de acceso, como de los elementos básicos (objetos y/o contenidos, estrategias, metodologías y evaluación).

Esta respuesta educativa está orientada a conseguir una serie de objetivos generales:

  • Potenciar las condiciones y salud y bienestar de los alumn@s, así como su calidad de vida.
  • Favorecer su desarrollo neuroperceptivo y sus capacidades y estrategias para comunicarse con su entorno.
  • Desarrollar aspectos emocionales y afectivos: adaptación a las diferentes rutinas, presentar conductas ajustadas a los diferentes contextos, establecer vínculos afectivos, manifestando actitudes positivas y de disfrute.
  • Potenciar sus capacidades cognitivas, compensando y optimizando aquellas situaciones que puedan afectar los procesos de aprendizaje y desarrollo personal.
  • Adquirir y desarrollar capacidades lo más autónomas y funcionales posibles, a través de la máxima implicación y participación de los alumn@s, desde gestos básicos hasta alguna ejecución autónoma, por pequeña que ésta sea.
  • Fomentar su autodeterminación más allá o con independencia de sus niveles de competencia.

Estos objetivos fundamentales de la intervención educativa se articulan en torno a tres áreas curriculares, estrechamente vinculadas entre sí.

- Área de conocimiento de sí mismo y autonomía personal
- Área de conocimiento del entorno
- Área de lenguaje: comunicación y representación.

ACTITUD DE LOS PROFESIONALES

La actitud que demostramos los profesionales en nuestra labor educativa, tienen una influencia clara en la calidad de vida que los alumn@s puedan llegar a conseguir, de este modo, nuestra tarea profesional nos exige demostrar una competencia actitudinal que nos permita:

  • Desarrollar y mantener nuestra capacidad de empatía y cercanía, no solo física, sino también emocional.
  • Aprender a convivir con las condiciones de vulnerabilidad que presentan muchos de nuestros alumn@s y que solo puede ser abordadas desde la calidad y calidez que los profesionales que trabajamos con ellos seamos capaces de aportarles, contribuyendo a mejorar su bienestar y calidad de vida.
  • Ser capaces de creer en las posibilidades de los alumn@s, con independencia de sus diagnósticos y niveles de competencia.
  • Cuidar nuestro estilo interactivo, tener en cuenta el lenguaje corporal y paralingüístico, el tono muscular, la resonancia de la voz, ya que todos estos aspectos son percibidos por los alum@s, incluso con mejor intensidad que otros estímulos.

La metodología debe ser activa, desde un enfoque integrador y globalizador, generando un clima afectivo y relacional positivo, de seguridad y confianza.

Consideramos fundamental ofrecer a los alumn@s situaciones de interacción y comunicación en los que participen de forma activa, produciendo respuestas ante los estímulos presentados y generando actitudes de intención comunicativa.

Un recurso educativo de primer orden lo constituyen las rutinas entorno a las principales actividades del día, en la medida en que contribuyen a ofrecer al niñ@ un marco estable y seguro, a la vez que responde a sus necesidades.

Por ellos las rutinas constituyen ejes globalizadores entorno a los que se articula la acción educativa y se trabajan contenidos de disfrute tipo: la regularidad en estas experiencias diarias favorecen el progresivo ajuste de ritmos y la adaptación de conductas, así como que el alumn@ comience a anticipar alguna de ellas.

La utilización de distintas claves táctiles, auditivas, visuales y olfativas que preceden a las rutinas diarias, resultan muy positivas para facilitar el proceso de anticipación y el hecho de que progresivamente el alumn@ vaya organizando sus experiencias.

Fundacion Numen

 

Destacamos como fundamental el trabajo en equipo y la necesaria coordinación para conseguir que las propuestas de intervención sean eficaces y adaptadas a sus niveles de desarrollo. Así mismo, consideramos muy importante la relación con las familias, ya que la información fluida permite el establecimiento de acuerdos mutuos y de enriquecimientos recíprocos en la labor educativa.

RECURSOS MATERIALES

Viene siendo una realidad prioritaria en nuestra práctica diaria, la necesidad de adaptar y elaborar materiales que se adecuen a las características y necesidades de nuestros alumn@s para dar respuesta a un gran número de experiencias de aprendizaje, que favorezcan el desarrollo de las distintas capacidades enunciadas en los objetivos curriculares.

Para cada tipo de estimulación utilizaremos materiales cotidianos, lúdicos y educativos, que ofrezcan distintas posibilidades a la hora de planificar actividades que faciliten la interacción y el intercambio.

Fundacion Numen

ACCESO A LAS TIC

  • Recursos sencillos de acción

La utilización de recursos sencillos de acción supone un gran potencial para desarrollar habilidades comunicativas básicas y para que los niñ@s puedan ir logrando una mayor funcionalidad y espontaneidad en sus actos interactivos y comunicativos.

Fundacion Numen

ORDENADOR

El ordenador también supone un recurso especialmente útil para nuestros alumn@s, ya que favorece sus capacidades perceptivas y cognitivas, y por lo consiguiente, sus capacidades de interacción y comunicación.

El ordenador supone una herramienta altamente motivante para el aprendizaje, por el continuo reclamo de la atención visual, mediante referencias sensoriales.

En el centro contamos con un ordenador en cada aula, tanto de sobremesa como portátiles, pantallas táctiles y una gran variedad de programas, juegos y actividades informáticas, siempre adaptadas a los niveles y necesidades que presentan los alumn@s.

Los recursos tecnológicos y de la comunicación son desde hace tiempo una herramienta indispensable en nuestra práctica diaria, incluso con alumn@s que hasta hace poco era complicado que pudieran acceder a estos recursos, día a día vemos como se van creando nuevas vías para que estos niñ@s tengan mayores oportunidades de participación y desarrollo personal.